Candy Camera

Candy Camera 1.73

App gratis de retoque de fotos

Candy Camera es una aplicación móvil especialmente indicada para la toma de selfies de la máxima calidad. De hecho, permite la edición de estos a partir de la inclusión de originales pegatinas, filtros y stickers. Por su parte, cuenta con un sistema de optimización de las imágenes que se centra sobre los rostros de aquellos que aparecen enfocados, de modo que la piel, el pelo, los ojos y demás elementos del rostro aparecen realzados y estilizados. También dispone de un modo silencioso que elimina el sonido que realiza la cámara al capturar la imagen y anula el flash para que nadie se dé cuenta si no quieres de que estás tomándote un autorretrato. Ver descripción completa

PROS

  • Modo silencioso
  • Optimizador automático de imágenes

CONTRAS

  • Filtros excesivamente amarillentos
  • Lenta al optimizar

Candy Camera es una aplicación móvil especialmente indicada para la toma de selfies de la máxima calidad. De hecho, permite la edición de estos a partir de la inclusión de originales pegatinas, filtros y stickers. Por su parte, cuenta con un sistema de optimización de las imágenes que se centra sobre los rostros de aquellos que aparecen enfocados, de modo que la piel, el pelo, los ojos y demás elementos del rostro aparecen realzados y estilizados. También dispone de un modo silencioso que elimina el sonido que realiza la cámara al capturar la imagen y anula el flash para que nadie se dé cuenta si no quieres de que estás tomándote un autorretrato.

Selfies perfectos sin edición posterior

Candy Camera es una app de cámara alternativa a la que viene por defecto en tu teléfono o tablet. La gran ventaja con respecto a otras apps es que no deberás procesar la foto una vez que está hecha, sino que cuenta con diversas opciones para que el retoque se aplique cuando tomes la instantánea.

Su funcionamiento es muy sencillo, enfoca el sujeto que quieras fotografiar y aplica en ese momento el filtro que quieras. ¿Te gusta el resultado? Haz clic en el disparador. ¿No te convence? Prueba otros filtros hasta que encuentres el que más te guste.

Además, de la opción de filtros, Candy Camera cuenta con opciones que te sonarán si usas Instagram, como oscurecer los bordes de la imagen o desenfocarlos. Este efecto queda particularmente bien en los retratos de cara, cosa que tiene sentido aquí pues la app está mayoritariamente pensada para hacer selfies.

Otra opción interesante es la de crear composiciones de fotos. ¿Quieres hacer un collage de 4 imágenes? Selecciona esta opción y podrás tomar varias fotos consecutivamente, a lo fotomatón.

Además de hacer fotos, Candy Camera permite hacer vídeos cortos, de escasos segundos. Realmente no es la gran funcionalidad de la app, ya que la limitación de tiempo hace que resulten incluso demasiado breves para redes como Instagram o Vine. Eso sí, la app convierte automáticamente tus microvídeos en gifs animados, si tú quieres.

Todas estas opciones que he mencionado se hacen antes de la captura, pero Candy Camera cuenta con un par de opciones de procesamientos posterior de la imagen. Por un lado, puedes recortarla. Por otro, añadirle stickers.

Los stickers son realmente bonitos. Divididos por temática (pop art, flores, comida, estilo vintage, animales…) dan muchísimo juego, ya que no solo te servirán para añadir una especie de marca de agua a tus fotos sino para hacer pequeños fotomontajes: ¿quieres poner cabezas de llama, león y panda a esa foto de tus amigos en las vacaciones? ¡Hazlo y mándasela por WhatsApp!

Además de esta opciones de procesamiento, Candy Camera cuenta con la clásica opciones de compartir en redes sociales y demás servicios, haciendo especial hincapié en Instagram.

Sencilla, para bien y para mal

Candy Camera es una app con muy pocas opciones en pantalla, lo que la convierte en extremadamente fácil de usar, mucho más que las apps propias de cámara del smartphone, que a veces son demasiado técnicas.

Candy Camera tiene su gran baza en los filtros, y por eso puedes acceder a ellos de dos maneras: con un menú tradicional o, simplemente, moviendo el dedo horizontalmente por la pantalla. Haciendo eso “pasas página” de filtro en filtro para ver en tiempo real cuál queda mejor en tu foto.

Los filtros de Candy Camera son realmente bonitos y variados: juegan mucho con diferentes tonalidades y realmente embellecen los rostros. Eso sí, o te gustan o no, no hay forma de retocar sus valores (luminosidad, contraste, etc).

De hecho, ese es el gran problema de la app: es buena para aplicar efectos antes de realizar la foto, pero no cuenta con opciones avanzadas o de retoque posterior, excepto los stickers y el recorte. Esto hace que sea una app adecuada para hacer fotos de manera rápida para compartir en redes sociales, pero no para el procesamiento de imágenes.

Respecto al vídeo, su añadido más reciente, no es más que pura anécdota: si quieres hacer un vídeo para redes sociales es más recomendable hacerlo directamente con la cámara del smartphone y luego procesarlo donde vayas a subirlo, ya sea Instagram, Vine u otra red.

Ideal siempre que no busques algo revolucionario

Candy Camera es una app muy intuitiva y con la que crearás fotos bonitas en pocos segundos… siempre que no quieras perfección técnica en estas. Así pues, si tu única exigencia es salir guapo o guapa en el selfie de turno esta app te encantará, como seguro que también lo hace B612.

Candy Camera

Descargar

Candy Camera 1.73